Death Metal Mexicano: The Chasm

Chasm

Así como Hendrix tuvo que salir de su país natal para obtener reconocimiento, The Chasm tuvo que dejar México para encontrar su lugar en la música.

The Chasm, traducido en español como ‘La Cima’ o ‘El Abismo’ toca un Death Metal veloz y poderoso, que no desentona con la actitud de los grandes exponentes del género como Death, Morbid Angel o Atheist.

Daniel Corchado, guitarrista y vocalista, formó The Chasm en la Ciudad de México en el lejano 1992. Más de veinte años después, Antonio León, en la batería, es el otro miembro permanente del grupo. Alrededor del tándem diversos músicos se han rotado en el puesto de bajista o segundo guitarrista. Por alguna razón, la banda nunca experimentó de gran reconocimiento en la escena local y se vio obligada a emigrar.

Corchado no es ningún improvisado. Antes de The Chasm formó parte de Cenotaph, banda pionera en el Death Metal mexicano, la cual dejó tras su primer disco The Gloomy Reflection of Our Hidden Sorrows, editado en 1992. También probó fortuna con Incantation en su Diabolical Conquest de 1998. Corchado renunció a la propuesta de John McEntee de convertirse en miembro permanente de Incantation y prefirió continuar con su propia banda.

El de The Chasm es un caso discreto, quizá por lo hermética que es la comunidad metalera, del éxito de Rodrigo y Gabriela, el dúo de mexicanos que buscó abrirse puertas en Dublín luego de ver limitadas sus opciones en México.

Los muchachos de The Chasm no viajaron a la ciudad en el corazón de Joyce, pero sí a Estados Unidos. En Chicago grabaron con la disquera Lux Inframundis Deathcult for Eternity: The Triumph, su tercer larga duración, en 1997, y decidieron sentar cabeza en la ciudad de los vientos.

Tal vez no habría otro lugar al cuál ir. Estados Unidos es la cuna de este subgénero del metal, caracterizado por su densidad y la violencia de sus riffs. Si el metal, a pesar de contar con grandes exponentes en la industria comercial, continua en el banlieue del gusto musical, al muy específico Death Metal no le queda más que el resquicio de la marginalidad. Con The Chasm, dado el origen de sus integrantes, el resultado parece una improbable lotería ganadora.

Y es que la mezcla no deja de resultar curiosa. Si bien el Death Metal parece un clásico de la cultura, de una muy específica cultura, norteamericana, The Chasm lo ha acoplado a la propia. No son fronterizos, no tienen esa visión tex-mex, que no es ni mexicana ni estadounidense. Tampoco son mexicanos por elección como los Brujería, que difícilmente hilan más de dos frases seguidas en español. Ellos siempre han cantado en inglés, aunque hagan alusiones a los espectrales hijos del Mictlán, usen imaginería de ágilas reales y figuras prehispánicas y recuerden el Día de Muertos.

El último disco de The Chasm, Farseeing the Paranormal Abysm apareció en 2009 con Lux Inframundis. Sin embargo, los miembros de la banda continúan en activo y generando nuevas propuestas. Daniel Corchado tiene su proyecto solista Magnum Itiner Itinerus, en donde toca todos los instrumentos, con el que tiene dos discos, uno de 2009 y otro de 2012; además de participar en Acerus, banda norteamericana de Heavy Metal de formación reciente que cuenta con ex miembros de Cenotaph y Shub Niggrauth. Por su parte Antonio León grabó con Question of Madnes The Dark Corners of the Mind en 2010.

Anuncios

Yo opino

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s